ROMPIENDO CADENAS



ROMPIENDO CADENAS


 
ÍndiceCalendarioGaleríaFAQBuscarRegistrarseConectarse
BIENVENIDOS AL FORO WWW.ROMPIENDOCADENAS.tk ESPERAMOS SERLE DE BENDICION PARA CUALQUIER DUDA O SI NECESITAS AYUDA PONTE EN CONTACTO CON LOS MODERADORES O ADMINISTRADORES KE DIOS LE BENDIGA GRANDEMENTE
AVISAROS DE QUE ESTAMOS REMODELANDO EL FORO QUEREMOS CAMBIAR VARIAS COSAS Y ARREGLAR LOS LINKS CAIDOS PARA ARREGLAR LAS DESCARGAS NECESITAMOS TU AYUDA SI QUIERES COLABORAR Y DEDICAR UN TIEMPO AL FORO PONTE EN CONTACTO CON NOSOTROS UN SALUDO BENDICIONES
IGLESIA FILADELFIA
Temas similares
RADIO vida extremadura
Últimos temas
» Libros Variados
Sáb 23 Dic 2017, 11:30 por lospirro

»  manolo y mayte -buenos recuerdos
Sáb 23 Dic 2017, 11:26 por lospirro

» Usos y costumbres de las tierras Biblicas
Sáb 22 Jul 2017, 11:53 por lossacais1943

» ESTA MAL QUE UN CRISTIANO MADURO TENGA AMISTADES NO CRISTIANAS?
Miér 16 Dic 2015, 06:08 por Ari

» HERMANO ALFREDO A CADA PASO KE DABA (CON LA COLABORACION DE HERMANO RAYO , HERMANO BERZA)
Miér 09 Sep 2015, 02:54 por brian

» Jesús según Nietzsche
Dom 19 Jul 2015, 10:01 por NuevoZoroastro

» Las dos tribulaciones
Mar 14 Jul 2015, 08:33 por lossacais1943

» Todos juntos se salvaron
Miér 01 Jul 2015, 07:17 por Ari

» ¿Venida o venidas de Cristo ?
Vie 26 Jun 2015, 11:29 por Ari

Mejores posteadores
MAYRI
 
jesusymirella
 
elbaza
 
ANYELS
 
flordedios
 
josemanuelcristianiko
 
Marita
 
talmid
 
mirella
 
Elim
 
IMPORTANTE !!!
BENDICION DIARIA
*LA BIBLIA ONLINE* pinxa en la imagen
Sondeo
OS GUSTA EL NUEVO CAMBIO DEL FORO?? OPINAR QUE CAMBIARIAS ARREGLARIA O SUGIERENOS QUE ACER NUEVO
 MUY BUENO
 BUENO
 REGULAR
 CAMBIARIA ALGUNAS COSAS
Ver los resultados

Comparte | 
 

  Las 7 Palabras que Jesús dijo en el madero

Ir abajo 
AutorMensaje
jesusymirella
Administrador
Administrador
avatar

Mensajes : 634
Fecha de inscripción : 16/05/2010
Localización : sevilla

MensajeTema: Las 7 Palabras que Jesús dijo en el madero   Sáb 02 Oct 2010, 00:33

Lo que dijo Jesús en la cruz
En forma espasmódica Jesús podía elevarse hacia arriba para exhalar e inhalar oxígeno vivificante. Fue sin duda en estas ocasiones que pronunció las siete breves oraciones que fueron registradas:
4.3.1. Primera Palabra
Mirando a los soldados romanos jugándose su manto de una sola
pieza a los dados:
Lucas 23:24
Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Y repartieron entre sí sus vestidos, echando suertes. Constituye esta palabra la culminación de la doctrina evangélica sobre el amor; y pronto fue practicada por los cristianos, como en el caso de Esteban (Hechos 7,60). Es coherente con la doctrina de Cristo sobre el amor a los enemigos (Mateo 5,44), con la oración del Padrenuestro (Mateo 6,9-13) y con su propia conducta durante la pasión (Mateo 24,48.51)....
4.3.2. Segunda Palabra
Al malhechor penitente:
Lucas 23:43
Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo
en el paraíso.Es la respuesta de Cristo a la súplica "acuérdate de mí, cuando vengas en tu reino" del ladrón arrepentido. Este ladrón que evidentemente puso su confianza en Jesús, a pesar de ver en Cristo una imagen deteriorada por el maltrato, las heridas y la sangre coagulada en todo el cuerpo, dándole una imagen grotesca más que una imagen de alguien en quien confiar, mucho menos Jesús tenía una imagen de poder, divinidad o realeza, y sin embargo el pudo distinguir en medio de esos elementos, al Rey, al Salvador ya resucitado. La respuesta de Jesús es pronta, le dice al ladrón que confíe, que lo llevará al paraíso. Es la muestra de amor, donde no se hace reclamo alguno de su vida pasada, es la aceptación total con toda su integridad de la persona, porque Dios
ama tal y como es el pecador con todos los defectos y cualidades,
solo espera la acción de buen ladrón, de poner su confianza en el Señor.
4.3.3. Tercera Palabra
Mirando a María su madre dijo:
Juan 19:26
Cuando vio Jesús a su madre y al discípulo a quien él amaba,
que estaba presente, dijo a su madre:
Mujer, he ahí tu hijo. Y luego, vuelto hacia el aterrorizado adolescente Juan, traspasado de dolor, el amado apóstol Juan, dijo:
Juan 19:27
Después dijo al discípulo:
He ahí tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa.
Cristo entregó el cuidado de su madre al discípulo amado, cumpliendo un elemental deber filial.
4.3.4. Cuarta Palabra
El comienzo del Salmo 22:
Mateo 27:46
Cerca de la hora novena, Jesús clamó a gran voz, diciendo:
«Elí, Elí, ¿lama sabactani?» (que significa: «Dios mío, Dios
mío, ¿por qué me has desamparado?»).
Es una oración tomada del salmo 22, que probablemente recitó
completo y en arameo (Eli Eli lama sabactani), lo cual explica la
confusión de los presentes que creyeron ver en esta súplica una
llamada de auxilio a Elías. Esto es un acto de profunda soledad y
sentido de alejamiento de su Padre Esta palabra pronunciada por
el Dios crucificado es, más que un reproche hacia Dios, la oración
del justo que sufre y espera en Dios; Jesús, en lugar de desesperar
y olvidarse de Dios, clama al Padre pues confía en que
Él lo escucha, pero Dios no responde, porque ha identificado a
su hijo con el pecado por amor a nosotros, y este debe morir.
Jesús, colgado en la cruz, es rechazado ahora por el cielo y por
la tierra, porque el pecado no tiene lugar.
4.3.5. Quinta Palabra
Antes de morir
Juan 19:28
Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba consumado,
dijo, para que la Escritura se cumpliera:¡Tengo sed!
Es la expresión de un ansia de Cristo en la cruz. Se trata, en primer término, de la sed fisiológica, uno de los mayores tormentos de los crucificados. La palabra está tomada de:
Salmos 69:21
Me pusieron además hiel por comida y en mi sed me dieron a beber vinagre.
4.3.6. Sexta Palabra
Cuando murió de acuerdo a Juan
Juan 19:30
Cuando Jesús tomó el vinagre, dijo:¡Consumado es! E inclinando la cabeza, entregó el espíritu.
Se puede interpretar como la proclamación en boca de Cristo del
cumplimiento perfecto de la Sagrada Escritura en su persona.
Esta palabra pone de manifiesto que Jesús era consciente de que
había cumplido hasta el último detalle su misión redentora. Es el
broche de oro que corona el programa de su vida: cumplir la Escritura haciendo siempre la voluntad del Padre.
4.3.7. Séptima Palabra
Cuando murió de acuerdo a Lucas
Lucas 23:46
Entonces Jesús, clamando a gran voz, dijo:
Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu.
Habiendo dicho esto, expiró.
Esta palabra expresa el sacrificio de la propia vida, que Jesús pone a disposición del Padre. El justo atormentado confía su vida
al Dios bondadoso y fiel. En Cristo toda se había cumplido,sólo quedaba morir, lo que acepta con agrado y libremente. Esteban,
uno de los mártires cristianos, imitó a Cristo en la primera
palabra, lo hizo también en esta última, encomendando su espíritu en el Señor Jesús (Hechos 7,59).
5. Su muerte
Todos estamos familiarizados con los detalles finales de la ejecución de Jesús.
Para que no se profanase el sábado, los judíos solicitaron que se diera fin a los condenados y fueran sacados de las cruces. El método común de terminar una crucifixión era por “crurifragio” (cruris: piernas y fragere: romper), o sea la fractura de los huesos de las piernas. Esto le impedía a la victima empujarse hacia arriba y la tensión de los músculos del pecho no se podía aliviar: la asfixia
sobrevenía con rapidez. Las piernas de los dos malhechores fueron fracturadas, pero cuando los soldados se acercaron a Jesús vieron que esto era innecesario. Así narraron los evangelistas el momento de su muerte:
Mateo 27:50-56
Pero Jesús, habiendo otra vez clamado a gran voz, entregó el espíritu. Entonces el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo; la tierra tembló, las rocas se partieron, los sepulcros se abrieron y muchos cuerpos de santos que habían dormido, se levantaron; y después que él resucitó, salieron de los sepulcros, entraron en la santa ciudad y aparecieron a muchos. El centurión y los que estaban con él custodiando a Jesús, al ver el terremoto y
las cosas que habían sido hechas, llenos de miedo dijeron: «Verdaderamente este era Hijo de Dios».
Estaban allí muchas mujeres mirando de lejos, las cuales habían seguido a Jesús desde Galilea, sirviéndolo.
Entre ellas estaban María Magdalena, María la madre de Jacobo y de José, y la madre de los hijos de Zebedeo.
Lucas 23:44-49
Cuando era como la hora sexta, hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena.
El sol se oscureció y el velo del templo se rasgó por la mitad.
Entonces Jesús, clamando a gran voz, dijo:Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. Habiendo dicho esto, expiró.
Cuando el centurión vio lo que había acontecido, dio gloria a Dios diciendo: Verdaderamente este hombre era justo.
Toda la multitud de los que estaban presentes en este espectáculo, viendo lo que había acontecido, se volvían golpeándose el pecho.
Pero todos sus conocidos, y las mujeres que lo habían seguido desde Galilea, estaban mirando estas cosas de lejos.
Aparentemente para asegurarse doblemente de que estaba muerto, el legionario le clavó la lanza entre las costillas hacia arriba a través del pericardio llegando al corazón.
Juan 19:31-34
Entonces los judíos, por cuanto era la preparación de la Pascua, a fin de que los cuerpos no quedaran en la cruz el sábado (pues aquel sábado era de gran solemnidad), rogaron a Pilato que se les quebraran las piernas y fueran quitados
de allí. Fueron, pues, los soldados y quebraron las piernas al primero y asimismo al otro que había sido crucificado con él.
Pero cuando llegaron a Jesús, como lo vieron ya muerto, no le quebraron las piernas.
Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua.
De modo que se produjo un escape del fluido acuoso de la bolsa que rodea el corazón y la sangre del interior del corazón. Esta es una evidencia post-mortem bastante concluyente de que Jesús murió, no de la muerte común de crucifixión
por asfixia sino de falla cardiaca, debido al espasmo y compresión del corazón por el líquido acumulado en el pericardio.
6. El tormento y muerte como hombre y como Dios
Como hemos visto, en su condición de hombre, Jesús sufrió los horrores de una muerte dolorosa y cruenta. Estos dolores no se comparan a Su sufrimiento en esa cruz en su condición divina. El Dios hecho hombre, el santo y puro Dios, se atribuyó los pecados de aquellos que habrían de ser salvos a través de Su sacrificio
y cargó la sentencia que les correspondía de forma tal que la ira del Padre (su acción de justicia en respuesta a su santidad) fue descargada sobre su Hijo.
Para un ser tan puro como Dios, recibir en Sí mismo la oscuridad del pecado y más aún, hacerse maldición para que nosotros no lo fuéramos, va más allá del dolor físico. Por eso Él tenía que sufrir la maldición de ser clavado en un madero, para que, el único ser que jamás ha pecado, se hiciese pecado. En la ley (Torá), hay una maldición especial, sin explicación entonces, pero con mucha
explicación ahora, para los judíos que son colgados en un madero.
Deuteronomio 21:22-23
Si alguien ha cometido algún crimen digno de muerte, y lo hacéis morir colgado en un madero, no dejaréis que su cuerpo pase la noche sobre el madero; sin falta lo enterrarás el mismo día, porque maldito por Dios es el colgado. Así no contaminarás la tierra que Jehová, tu Dios, te da como heredad.
Gálatas 3:13-14
Cristo nos redimió de la maldición de la Ley, haciéndose maldición por nosotros (pues está escrito: «Maldito todo el que es colgado en un madero»), para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzara a los gentiles, a fin de que por la fe recibiéramos la promesa del Espíritu. Lo más grande de este Dios-hombre, Jesús, es que siendo Dios se hizo hombre, y como hombre sufrió los horrores de esa muerte tormentosa; y como Dios, sufrió
la maldición y castigo que le correspondía a todos los pecadores que Él redimió. Así lo profetizó Isaías centenares de años antes que ocurriera y así lo confirmó Pablo.
Isaías 53:3-6
Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en sufrimiento; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado y no
lo estimamos. Ciertamente llevó él nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores, ¡pero nosotros lo tuvimos por azotado, como herido y afligido por Dios! Más él fue herido por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados. Por darnos la paz, cayó sobre él el castigo, y por sus llagas fuimos nosotros curados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino;
Más Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.
Filipenses 2:5-11
Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús: Él, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomó la forma de siervo y se hizo semejante a los hombres.
Mas aún, hallándose en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.
Por eso Dios también lo exaltó sobre todas las cosas y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, en la tierra y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.





no temas,porque yo estoy contigo no desmayes,porque yo soy tu dios que te esfuerzo siempre te ayudare,siempre te sustentare con la diestra de mi justicia isaias 41:10 cheers cheers cheers
Volver arriba Ir abajo
http://www.rompiendocadenas.tk
borja
Moderador
Moderador
avatar

Mensajes : 84
Fecha de inscripción : 02/06/2010

MensajeTema: Re: Las 7 Palabras que Jesús dijo en el madero   Lun 24 Ene 2011, 00:06

Muy bueno hermano Dios te bendiga


Volver arriba Ir abajo
 
Las 7 Palabras que Jesús dijo en el madero
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» palabras de jesús tomadas de caballo de troya JJ Benitez
» Y Jesús dijo...
» ¿Que quizo decir Jesus cuando dijo ,deja que los muertos entierren a sus muertos?
» no me esperaba esas palabras tan duras de mi virgo estoy destrozada
» ¿Quien dijo que el noviazgo era facil?

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
ROMPIENDO CADENAS :: SANA DOCTRINA-
Cambiar a: