ROMPIENDO CADENAS



ROMPIENDO CADENAS


 
ÍndiceCalendarioGaleríaFAQBuscarRegistrarseConectarse
BIENVENIDOS AL FORO WWW.ROMPIENDOCADENAS.tk ESPERAMOS SERLE DE BENDICION PARA CUALQUIER DUDA O SI NECESITAS AYUDA PONTE EN CONTACTO CON LOS MODERADORES O ADMINISTRADORES KE DIOS LE BENDIGA GRANDEMENTE
AVISAROS DE QUE ESTAMOS REMODELANDO EL FORO QUEREMOS CAMBIAR VARIAS COSAS Y ARREGLAR LOS LINKS CAIDOS PARA ARREGLAR LAS DESCARGAS NECESITAMOS TU AYUDA SI QUIERES COLABORAR Y DEDICAR UN TIEMPO AL FORO PONTE EN CONTACTO CON NOSOTROS UN SALUDO BENDICIONES
IGLESIA FILADELFIA
Temas similares
RADIO vida extremadura
Últimos temas
» Usos y costumbres de las tierras Biblicas
Sáb 22 Jul 2017, 11:53 por lossacais1943

» Libros Variados
Dom 18 Dic 2016, 05:12 por lossacais1943

»  manolo y mayte -buenos recuerdos
Dom 25 Sep 2016, 22:49 por pere34

» ESTA MAL QUE UN CRISTIANO MADURO TENGA AMISTADES NO CRISTIANAS?
Miér 16 Dic 2015, 06:08 por Ari

» HERMANO ALFREDO A CADA PASO KE DABA (CON LA COLABORACION DE HERMANO RAYO , HERMANO BERZA)
Miér 09 Sep 2015, 02:54 por brian

» Jesús según Nietzsche
Dom 19 Jul 2015, 10:01 por NuevoZoroastro

» Las dos tribulaciones
Mar 14 Jul 2015, 08:33 por lossacais1943

» Todos juntos se salvaron
Miér 01 Jul 2015, 07:17 por Ari

» ¿Venida o venidas de Cristo ?
Vie 26 Jun 2015, 11:29 por Ari

Mejores posteadores
MAYRI
 
jesusymirella
 
elbaza
 
ANYELS
 
flordedios
 
josemanuelcristianiko
 
Marita
 
talmid
 
mirella
 
Elim
 
IMPORTANTE !!!
BENDICION DIARIA
*LA BIBLIA ONLINE* pinxa en la imagen
Sondeo
OS GUSTA EL NUEVO CAMBIO DEL FORO?? OPINAR QUE CAMBIARIAS ARREGLARIA O SUGIERENOS QUE ACER NUEVO
 MUY BUENO
 BUENO
 REGULAR
 CAMBIARIA ALGUNAS COSAS
Ver los resultados

Comparte | 
 

 Para ti,mujer cristiana.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Marita

avatar

Mensajes : 133
Fecha de inscripción : 22/05/2010

MensajeTema: Para ti,mujer cristiana.   Jue 01 Jul 2010, 03:28

Para ti,mujer cristiana.

Las mujeres tenemos la tendencia a sufrir con facilidad,tenemos las emociones a flor de piel.O nos reímos todo,o nos lloramos todo.

Hay mujeres que fueron enseñadas,que fueron preparadas en la vida para el sufrimiento.“Nena,la vida es difícil,la vida es dura, tratá de lograr algo pero acordate que vas a tener problemas, dificultades; yo te digo que te prepares para el sufrimiento”.
La felicidad se les hace algo imposible; como si alcanzar felicidad fuera algo ilógico para sus vidas, porque fueron preparadas para el sufrimiento. Son mujeres que se sienten atrapadas por algo de lo que no pueden escapar; están detenidas y atrapadas por algo de lo que no pueden salir. Utilizan conductas repetitivas costumbres y hábitos que les han enseñado para responder a las situaciones difíciles y una de esas conductas aprendidas es el llanto.

El llanto como respuesta:
Cuando recibís una mala noticia qué haces?: llorar.
Te contestaron mal, qué haces? Llorar
Miras una telenovela, qué haces? Llorar
Lees un libro, qué haces? Llorar
Miras un paisaje hermoso y qué haces? Llorar
Se casan tus hijos y qué haces? Llorar
Se divorcian tus hijos... Llorar
Tenés bronca... Llorar
Te ves gorda... Llorar
Te dijeron que estabas gorda... Llorar
No tenés pareja... Llorar
Tenés pareja... Llorar
Estas indispuesta... Llorar
No te viene mas... Llorar
Nace un nieto... Llorar
Lo tenés que cuidar todos los días... Llorar
Dios te responde una oración... Llorar
Dios no te responde... Llorar
Respuestas repetitivas,conductas aprendidas,las mujeres lloramos por todo; sea bueno o sea malo siempre tenemos una lagrima a flor de piel.

-Querés detener el llanto pero no podés.
-Querés reemplazar el llanto por una respuesta pero se te hace un nudo en la garganta.
-Querés decirle a tu jefe que te trato injustamente pero no te sale y lo primero que haces es llorar delante del jefe y decís: “quedé como una tonta”, “en lugar de responderle y decirle que yo estaba haciendo bien las cosas no pude y me puse a llorar”
-Querés contestarle a tu mamá que es injusta y no podés hacerlo.
-Querés contestarle a tu pareja, que todo el día te está basureando y no podés defenderte y qué haces: llorás.

Porque parece que es el único recurso que aprendiste y como siempre lo hiciste actuás mecánicamente.
Dicen que el cerebro busca frente si anteriormente ya vivió esa situación y cómo respondió; por eso en esta nueva situación va a tratar de buscar: ¿Me pasó algo parecido anteriormente? ¿Y cómo reaccioné? Entonces reaccionas de la misma manera frente a esa situación.
Si cuando tenías siete años, tu papá te gritó por algo y te pusiste a llorar porque escuchaste que él te gritaba; ahora después de veinte o treinta años, cuando alguien te grita por algo qué haces, buscas una escena parecida y automáticamente repetís la misma conducta.
Las mujeres hemos aprendido a llorar.
Las mujeres hemos aprendido una respuesta automática frente a las cosas que no sabemos explicar o no sabemos como reaccionar.

Las mujeres creemos a veces que el llanto nos protege, porque decimos: “Si lloro no van a discutir más, no me van a gritar más” Entonces creemos que el llanto nos protege.

Las mujeres creen que el llanto sirve para algo, dicen “si me ven llorando me van a dejar tranquila” “Si me ven llorando entonces voy a lograr el objetivo que quiero”
Las mujeres creemos, a veces, que el llanto nos sana (vieron cuando decimos me lloré todo) y también creemos que el llanto es una respuesta frente a algo.

El llanto no es una respuesta, es una conducta y no te da soluciones a los conflictos que tenés; por llorar no vas a lograr algo en la vida; por llorar no vas a solucionar ese problema grande que tenés.

EL LLANTO NO ES SOLUCIÓN.

Yo por mucho tiempo, cuando oraba, me encontraba con Dios, y oraba y era como que yo tenía que llorar. Si yo no lloraba era como que Dios no me había escuchado; pero si largaba un gran llanto, con moco y todo, era como que había tocado el tercer cielo, y Dios me iba a responder a toda la oración. Yo necesitaba llorar, y creía que de esa manera mi espíritu se derramaba delante de Dios. Hasta que un día Dios, me paró en seco y me dijo: “Dejá de llorar; si vas a hablar conmigo, sin llanto”
“Pero Señor...,¿por qué me decís eso? Yo siento que cuando lloro, estoy derramando todo mi espíritu... Señor dejame llorar”
“No llores”, me dijo el Señor. “No llores”.
Y cada vez que iba a orar, y cada vez que amanecía así una cosa que parecía una lágrima, me decía “No Llores”.
Y yo me tenía que poner firme y no llorar. ¿Saben lo que me costó? Me costó tiempo; hasta que aprendí que Dios no me escuchaba porque yo llorara; que mis lágrimas no conmovían a Dios; que mis lágrimas no me daban las respuestas, porque Dios no se mueve por lágrimas, Dios se mueve cuando ve una mujer de fe.
Lo que Dios va a ver en tu oración, es la fe que pongas; no tus lágrimas: “Señor, por favor, un milagrito chiquitito, un milagrito...” Y hablás como que tu voz te arrastra, y fuera un llanto eterno y permanente...Y crees que Dios te escuchó.
Porque te acostumbraste a hablar así con las personas y te crees que ha Dios lo vas a manipular con una lágrima, y Dios mueve su brazo cuando ve una mujer de fe, que se para delante de EL y le dice: “Señor, yo te creo. Yo te creo, no importa la situación que esté viviendo, sé que vas a hacer un milagro en mi vida”

¿Qué es el llanto?
El llanto es el primer sistema de comunicación que tenemos.
Nacemos llorando. El bebé para comunicar dolor, hambre, sueño, cansancio, incomodidad, ¿qué hace? Llora.
Pero también, muchas veces, cuando ese llanto no se detiene a tiempo, el bebe, cuando va creciendo, va utilizando el llanto para manipular.
Se sabe, se estudió que los hombres dejan de llorar en cierta etapa de su vida, pero las mujeres seguimos llorando durante toda la vida; como que los hombres pasaron esa etapa de bebé, pero nosotras llevamos a la bebé por dentro durante toda nuestra vida. Entonces en vez de cortar o reemplazar el llanto por una conducta efectiva, seguimos llorando porque el llanto es una conducta automática, aprendida; y lo más importante es que el llanto es un acto voluntario.

Acto voluntario: significa que querés hacerlo, o podés dejar de hacerlo por tu propia voluntad.
Hay mujeres que dicen: “Yo no puedo dejar de llorar, a mí me surge, a mí me nace, a mí me sale...”
Te puede surgir, nacer, o lo que sea, pero tenés el control; porque es un acto voluntario. Si querés, llorás y si no querés, no llorás.

Es un comportamiento aprendido, y lo que vamos a aprender es la habilidad de posponer el llanto.
Yo decido que puedo llorar, pero lo voy a posponer, para tener un resultado más positivo.
No es que tengamos que contener el llanto, hay situaciones que sí o sí vamos a llorar, no es que lo contengas; sino que tenés que aprender, que cada situación que viene a tu vida, no es para que respondas de la misma manera. Hay situaciones en las que tenés que buscar nuevas respuestas y respuestas efectiva.
El llanto no puede controlarte, vos tenés que controlar al llanto. No puede ser que reacciones siempre, frente a agresiones externas, con llanto y que te ocultes o te metas en el baño a llorar; tenés que aprender maneras efectivas de responder frente a las situaciones que te duelen o te hacen daño.

Llorar es una manera que hemos aprendido de reaccionar, por lo tanto podemos desaprender esa manera y aprender a hacer algo nuevo.

Salmo 77, así decía David.
“Con mi voz clamé a Dios, a Dios clamé, y él me escuchará. Al Señor busqué en el día de mi angustia; alzaba a él mis manos de noche, sin descanso; mi alma rehusaba consuelo. Me acordaba de Dios, y me conmovía; me quejaba, y desmayaba mi espíritu. No me dejabas pegar los ojos; estaba yo quebrantado, y no hablaba. Consideraba los días desde el principio, los años de los siglos. Me acordaba de mis cánticos de noche; meditaba en mi corazón, y mi espíritu inquiría:

Y entonces él empezó a preguntarse, negativamente:

¿Desechará el Señor para siempre, y no volverá más a sernos propicio? ¿Ha cesado para siempre su misericordia? ¿Se ha acabado perpetuamente su promesa? ¿Ha olvidado Dios el tener misericordia? ¿Ha encerrado con ira sus piedades?

¿Te pasó alguna vez ver todo negativo?
“Y Dios no se acuerda de mí”
”Dios se olvidó de mí”
“Y ahora voy a morirme sola y angustiada, y mis hijos van a caer en la pobreza”
“Y no voy a tener un mango para nada”
“Y ahora voy a quedarme inválida”
“Y ahora esta enfermedad me está matando”.
Te hiciste el rollo, todo negativo. David estaba quebrantado, y se seguía haciendo el rollo de todas cosas cada vez más negativas.

Entonces, dice el vers. 10, que David reaccionó:
“Dije: Enfermedad mía es esta”

David estaba diciendo, si estoy mal y estoy angustiado, es porque decido estar mal y porque decido estar angustiado.

“Ah, pero pastora no sabe lo que yo pasé”
Yo sé lo que vos pasaste y sé lo que yo pasé.
Y la actitud es la misma. David se dio cuenta y dijo, me estoy quejando como un loco, estoy hablando negativamente de todas las cosas, enfermedad mía es esta. Esta es mi enfermedad, rehusar el consuelo de Dios; a pesar que viene Dios y quiere consolarme en mi situación difícil, yo ¿qué hago?, sigo pensando negativamente.
Entonces miren lo que dice después:
“Traeré, pues, a la memoria los años de la diestra del Altísimo. Me acordaré de las obras de Jehová; Sí, haré memoria de tus maravillas antiguas. Meditaré en todas tus obras, y hablaré de tus hechos. OH Dios, santo es tu camino; ¿Qué dios es grande como nuestro Dios? Tú eres el Dios que hace maravillas”

El dijo, si yo sigo pensando negativamente, voy a seguir llorando, voy a seguir rehusando el consuelo; pero ahora que me di cuenta que esta es enfermedad mía, que soy yo quien no quiere recibir el consuelo de Dios, que no es la circunstancia, sino soy yo, ahora que me di cuenta de esto, voy a empezar a meditar en cosas buenas.
Cuando yo empiece a meditar en las cosas grandes, en los hechos poderosos, en las cosas que Dios hizo en mi vida antes de esta circunstancia difícil, algo va a cambiar en mí.

¿Saben por qué? Y esto es lo más importante que te quiero dejar:
“Cada emoción es producto de un pensamiento anterior”

Cuando reaccionás con llanto, antes de llorar pensaste algo que te llevó al llanto. Algo que pensaste, no fue la circunstancia, es el pensamiento que tuviste y ese pensamiento te hizo llorar o te hizo reír.

Entonces a cada pensamiento daba como resultado una emoción: si el pensamiento era negativo, venía llanto. Si el pensamiento era bueno, era agradable, era un pensamiento de esperanza, venía alegría.
¿Por qué? Porque “cada emoción es producto de un pensamiento anterior”

Quiero que esto lo sepas bien, porque te va a servir para toda tu vida.
Lo importante en la vida no son los acontecimientos, sino los pensamientos que tenes con respecto a lo que está pasando.
“...y ¿si se me muere alguien?”: Tu reacción va a tener que ver con lo que pienses acerca de la muerte.

“...y ¿si me quedo sin trabajo?”: Tu reacción va a tener que ver, no con el acontecimiento que es la pérdida de trabajo, sino con el pensamiento que tengas adentro.
Si te consideras una mujer capacitada para conseguir trabajo, si te consideras una mujer hija de Dios que te va a llevar de Gloria en Gloria y de Poder en Poder, eso va a hacer que reacciones emocionalmente diferente, a si pensás que sos una pobre tipa, que nunca vas a lograr nada, que tenías ese trabajito y ahora vas a morirte sin un peso. Porque no son los acontecimientos los que determinan mi estado, sino los pensamientos que yo tenga con respecto a esos acontecimientos.

Generalmente pensamos que si los acontecimientos son positivos, nos vamos a sentir bien; y que si son negativos, nos vamos a sentir mal.

Por ejemplo: llega el fin de semana, llega el viernes y cómo estás de ánimo: ¡espectacular! Ahora te reventaste durante toda la semana, te levantaste temprano toda la semana, llevaste a los chicos a la escuela, laburaste cualquier cantidad, el viernes cómo deberías estar, agotadísima; pero sin embargo, hay algo especial en vos, porque pensás “Viene el sábado, el domingo, tengo dos días para mí, dos días donde voy a hacer lo que quiera, voy a salir a pasear, voy a ir a la iglesia, voy a hacer esto, voy a hacer lo otro; voy a dormirme una siesta, que en la semana no puedo...”
¿Por qué? La circunstancia te tendría que decir que estas muerta, que estas re cansada, que no vas a poder dar un paso más; pero como tu pensamiento se proyecta al fin de semana alegre y divertido, entonces tu espíritu ya está contento y tus emociones están arriba.

Ahora llega el domingo, domingo de tarde, seis de la tarde: ¡de terror! Los delantales que hay que plancharle a los chicos..., bueno; y ¿cómo tendrías que estar? Deberías estar bárbara emocionalmente, porque descansaste, hiciste el fin de semana lo que querías, porque tuviste tiempo para dormir; sin embargo, estás re mal, estas re-bajoneada, empezás a pensar: “me tengo que levantar mañana temprano, otra vez a la seis de la mañana, tengo que prepararle el desayuno a los chicos, la mochila, toda la semana mirando la cara de ese jefe, desde la mañana hasta la noche sin poder descansar” y ya te angustiaste.
Si la circunstancia dice en realidad estás descansada, porque todo el fin de semana estuviste bárbara, pero sin embargo tus pensamientos hacen que tu emoción sea negativa. Pensaste negativamente y tu emoción es negativa; no son las circunstancias, es el pensamiento que tenés con respecto a las circunstancias.

Lo que nos repetimos en forma constante, esas frases interiores que formulamos todos los días, son responsables de nuestros estados de ánimo: de llorar o de reír.
Lo que te hablas interiormente con vos misma, es responsable de que llores o que te rías. Si te hablas negativamente todo el día sobre esas circunstancias, vas a vivir llorando; pero si cambias tu manera de hablarte internamente, vas a disfrutar de la vida.

LO QUE MARCARA LA DIFERENCIA ES PASAR DE LA REACCIÓN A LA ACCIÓN.

Hay mujeres que solamente reaccionan, lloran; pero no puede accionar para cambiar la situación; entonces cuando tu marido te grita, tu marido te golpea qué hacés: lloras, reaccionas con una emoción porque te vienen los pensamientos negativos: este tipo va a terminar matándome, están los chicos escuchando, esto se viene todo abajo, vamos a ir los dos presos, y esos pensamientos negativos, te hacen reaccionar con llanto.
Y entonces, no podés accionar y al no accionar te paralizas. El llanto paraliza, no te permite accionar como deberías para salir de esa circunstancia difícil por la que estás pasando.

Ella tenía todo el derecho de llorar por esa situación difícil que estaba viviendo, situación de muerte, situación extrema, pero en lugar de decidir llorar, como el llanto es voluntario, dijo “Voy a activar el discernimiento que tengo en mi vida, y algo va a ocurrir” Toma al niño, lo pone en la cama del profeta, y ahí algo se va a activar; ella va a activar un principio de fe, dijo: “Dios me dio a este niño por medio del profeta, y por medio de la palabra del profeta me lo va a devolver”

Esta era una mujer sabia; una mujer con discernimiento; dijo “Si yo perdí algo en la vida y le pedí a Dios esto y ahora lo perdí, Dios mismo me lo va a devolver; no tengo que llorar, tengo que ir delante de Dios, tengo que caminar delante de Dios porque algo voy a ver, un milagro se va a desatar en mi vida” Y ella activó el principio de fe: podría haber elegido llorar, pero en vez de llorar activó fe en su vida.

Ella fue a buscar ayuda en la dirección correcta. Mujeres hay veces que lloramos en los hombros equivocados; hay veces que buscamos ayuda en personas que no nos pueden ayudar. Buscas en alguien que te de lo que solo Dios te puede dar; a veces vamos con nuestras lágrimas tratando de buscar consolación de la gente y Dios te dice: “Vení a mí; porque si lo recibiste de mí, yo te lo devuelvo”.

Ella fue a buscar ayuda en la dirección correcta. Ni siquiera buscó consuelo en su marido; ni siquiera esperó que el marido la agarrara de los hombros y le diga: Pobrecita, vos no pediste nada y ahora mirá por lo que estás pasando. No, ella se agarró de los pies del profeta y cuando se agarró de los pies del profeta, ella logró su objetivo.

Mujer, no te acostumbres a vivir con el llanto; cada tanto se puede llorar, lógico, pero no te acostumbres a vivir con el llanto pues no te va a devolver lo que está muerto en tu vida. Por más que llores, el llanto no va a resucitar a nadie, el llanto no va a resucitar tus sueños perdidos, el llanto no va a resucitar los años que perdiste, no llores en el hombro equivocado, no respondas siempre automáticamente a todas las circunstancias difíciles que pueda ver a tu alrededor; cambiá tu manera de pensar, activá fe, activa el discernimiento, activá la sabiduría que Dios te dio. No te acostumbres a vivir con el dolor, no te acostumbres a vivir en la miseria y no te acostumbres a vivir enferma.
Hay mujeres que creen que porque están enfermas todo el mundo tiene que compadecerse de ellas; pero te diste cuenta que nadie se compadece: te dan una palmadita el primer día, el segundo te dicen vamos a estar orando por vos, pero la enfermedad la seguís teniendo.
De qué te sirvió llorar, para qué te vale, por qué no te levantas en fe y luchas contra aquello que te quiere matar, por qué estás esperando de los otros, por qué estas esperando que tu consolación venga porque alguien te ve llorando, sabes que llorar no te sirve para nada, no vas a cambiar las circunstancias por llorar, si querés hacelo un rato, pero después levantate en fe.

Dice que cuando el profeta resucita al hijo, le dice a la mujer “que entre”, sabes por qué, porque el profeta dijo “Si tuviste la valentía de poder hacer lo que hiciste, ya nunca más te podes quedar afuera de un milagro”
VENÍ A RECIBIR TU MILAGRO.

Si tenés la valentía de dejar de llorar y empezar a activar tu fe, enfrente de la circunstancia más difícil, el Señor te va a decir: “ENTRA Y TOMA EL MILAGRO QUE ESTABAS NECESITANDO”
¿Cuántas necesitan un milagro? No es con llanto que viene el milagro, es soltando fe, es soltando el discernimiento.

Mujer, en algun lugar, entre el miedo y el dolor, podes pelear tu batalla y tomar tu milagro, pero debes ser una mujer atrevida, tenés que poner en orden tus prioridades, podes seguir rehusando el consuelo, y podes seguir viviendo una vida miserable, y tratando de manipular a todo el mundo a través del llanto, tratando de responderle a todos con un llanto para ver si entonces logras algo; o podes ser una mujer atrevida y activar los dones que Dios te dio, activar la fe que Dios te dio, y lograr el milagro que estás necesitando y que todo aquello que se murió en tu vida resucite por la obra de Dios en tu vida, porque Dios ve tu fe, no ve tus lágrimas, Dios ve tu fe y Dios activa milagros a las mujeres de fe.

DEBES SER UNA MUJER ATREVIDA Y TOMAR LO QUE ES TUYO
Si haces esto vas a estar a punto de tomar los milagros que el diablo te robo; no luchaste porque lo único que hiciste fue reaccionar con llanto y te creías que las cosas iban a venir porque llorabas, eso es mentira; es una mentira de Satanás. Cambiá tus pensamientos, poné en tu mente pensamientos de Dios, de que todo lo podes, de que tenés una victoria dentro tuyo, de que hay esperanza para tu vida, que no importa lo que haya muerto, importa lo que viene ahora Dios, que es MAS GRANDE, MAS GLORIOSO, MAS MARAVILLOSO.

__________________
Volver arriba Ir abajo
mirella
Administrador
Administrador
avatar

Mensajes : 122
Fecha de inscripción : 16/05/2010
Localización : sevilla

MensajeTema: Re: Para ti,mujer cristiana.   Jue 01 Jul 2010, 03:47

ke verdad mas pura marita k dios te bendiga ma exo muxo bien


Volver arriba Ir abajo
 
Para ti,mujer cristiana.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Puede una mujer Cristiana Ser Modelo de Pasarela??
» El sabio----------
» El Salmo 23 De la mujer Trabajadora
» CRISTIANOS NO PRACTICANTES

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
ROMPIENDO CADENAS :: PANEL DE LA MUJER CRISTIANA-
Cambiar a: